22 de noviembre de 2010

¿Por qué damos gracias y qué comemos en Thanksgiving?

Los hispanos que han pasado tiempo en los Estados Unidos en esta época del año se encuentran con un día de fiesta nacional que ninguno de nuestros países tiene: El día de Acción de Gracias (Thanksgiving Day). En Estados Unidos se celebra el cuarto jueves de noviembre mientra que en Canadá se celebra el segundo lunes de octubre.

Ya servidas en la mesa, con las candied yams en primer plano, atras esparragos , pure de papas.
El por que de la celebración es muy simple: Darle gracias a Dios por lo recibido y por lo que se tiene. Sin embargo el origen de la celebración es hasta el día de hoy un poco controvertida ya que los primeros peregrinos en dar gracias no fueron los de ese noviembre de 1621 como lo instaurara Sarah Josepha Hale, la misma autora de la canción infantil "Mary tenia un corderito" (Mary had a little lamb). Y es gracias a esta historiadora que se instauro la fecha en el calendario oficial de festividades de los Estados Unidos. De más esta decir que esta tesonera dama fue quien promovió el menú del día de acción de gracias que se estila hasta el día de hoy, y donde el plato central es un Pavo al horno.

El pavo ya troceado y con mostrando el relleno de pan integral.
Y aunque esa fecha de 1621 es la que aceptada por todos, hay evidencias que esa no fue la primera vez que tal evento se celebrara en suelo norteamericano, según relata en la pagina Web www.misconceptionjunction.com. Al parecer la primera celebración de acción de gracias se dio en la Florida en el área de San Agustín el 8 de septiembre de 1565 donde un grupo de españoles, liderados por  el explorador Pedro Menéndez de Avilé,  cenaron para dar gracias en compañía de la tribu Timucua.

Asi quedan las Candied Yams al salir del horno (Mmmm)
La segunda fecha es en 1598 en el pueblo de San Elizario, Texas, donde el explorador español Juan de Onate, arriba con su tropa a la orilla del Río Grande. Este hecho lo conmemoró con una comida de agradecimiento después de haber recorrido 350 Km. del desierto mexicano.

En una tercera ocasión, ya el banquete es celebrado el 4 de diciembre de 1619 por los 38 colonos que llegaran al Río James a bordo del Margaret. Este grupo hizo una costumbre de reunirse todos los años en la fecha del desembarco para dar gracias. Pero la costumbre no perduraría ya que la mayoría de los colonos fueron perecieron en 1622 en lo que se conoce como “La Masacre de los Indígenas”. Los que sobrevivieron se fueron a Jamestown.

Lo cierto es que para evitar confusiones se deja la fecha del primer Día de Acción de Gracias en Noviembre de 1621 y con el menú que promoviera, como tradicional, la Sra. Hale. La proclamación oficial del Día de Acción de Gracias fue hecha por Presidente Lincoln en 1863, para ser celebrado el último jueves del mes de Noviembre. En 1941 el Día de Acción de Gracias fue declarado oficialmente, por el Congreso de los Estados Unidos un día festivo, a celebrarse el cuarto jueves del mes de Noviembre.


Lo más probable que esa primera cena de agradecimiento a Dios de los Colonos con los Indígenas consistiera más bien de platos simples a base de pescado, bayas silvestres, berros, langostas, fruta seca, maíz, almejas, venado y ciruelas.

El hecho es que el cuarto jueves de noviembre las familias, amistades y allegados se reúnen para dar gracias por todo los logros del año. Es un día donde el turista no va a encontrar casi nada abierto más allá del mediodía. Excepto restaurantes y hoteles que le ofrecerán el Plato de Acción de Gracias así como nosotros los venezolanos ofrecemos por estas fechas El Plato Navideño.

El banquete

El plato central de este opíparo banquete es un pavo horneado que se acompaña de puré de papas, salsa o mermelada de arándanos rojos para verter sobre la carne del ave, cacerola de vainitas con cebolla crocantes, camotes o batatas amarillas caramelizadas al horno y el tradicional “gravy”, (ver receta). Entre los postres lo tradicional es servir pasteles (pies) de calabaza, manzanas, pacanas o de batata amarilla; los cuales se sirven solos o coronados con una bola de helado o un copo de crema.
Desde la izquierda: Relish de Arandanos y naranjas, Gravy y arriba cebollitas caramelizadas. Fotos y recetas C. Apitz

Recetas 

El llamado Gravy es un delicioso complemento a cualquier comida. Se hace de los jugos que exudan las carnes al ser horneadas (yo lo he hecho hasta de pernil). Su preparación es muy sencilla solo necesita los jugos y harina o maicena:
Luego de extraer el pavo, cuele los jugos o páselos por la licuadora, eso queda a gusto personal – a mi me gusta licuarlos. Póngalos en una olla a fuego medio, pero antes reserve un tercio de taza donde va a disolver una o dos cucharadas de harina de trigo o de maicena, según la cantidad que vaya a preparar.
Cuando la salsa empiece a hervir, incorpore la mezcla que hizo con la harina o la maicena. Remueva bien y baje a fuego lento. No tardara en espesar, muévala un poco mas y la apaga. No la refrigere. Caliéntela un poco antes de servirla.

Otro de mis favoritos en la cena son las Batatas caramelizadas al horno (Candied Yams), también muy fáciles de hacer y las puede servir en puré o picadas en trozos.

 6 batatas amarillas (camotes) medianas
1 barra de margarina en trocitos
½ taza de azúcar marrón
½ taza de nueces picaditas
1 cucharadita de canela
1 pizca de sal, clavo de olor y nuez moscada (si gusta)
Marshmallows, o carlotinas, pequeñas para la cubierta

Precaliente el horno a 400F (200C).  Lave las batatas y sin pelarlas hornéelas hasta que estén blandas y la piel se vea tostada. Sáquelas y déjelas enfriar un poco antes de remover la cáscara – que saldrá facilito.
Córtelas en trozos y encima distribuya los ingredientes y termine con una capa de marshmallows.
Si las quiere hacer en puré, májelas con las nueces y especias. Una vez en el molde distribuya encima el azúcar y la margarina. Termine con la capa de marshmallows.
Cubra con papel aluminio y hornee por 25 minutos. Descúbralas unos 10 minutos antes para que se tuesten la capa de arriba. 
Publicar un comentario

Vinos Kaiken en La Hacienda Vieja, Galipan

Por que amo al Malamado

Mi adicción por éste producto en particular es bien conocida por todos los que saben de mi afición a los vinos argentinos, y en especial a los de esta bodega mendocina que siempre está a la vanguardia en mercadeo creativo y en la elaboración de caldos diferentes para los amantes del vino. Como uno el periodista siempre trata de citar la fuente, voy a darle el crédito de esta adicción - o afición o simplemente gusto por lo bueno - al colega colombiano Hugo Sabogal de Wine Media, quien me hablara del Malamado por primera vez en el lobby del Marriott Caracas hace unos dos años cuando Wines of Argentina estaba haciendo sus primeras incursiones en el país. Fue también el amigo Hugo quien me hablara de los vinos de Familia Zuccardi por primera vez y quien me presentara al Sr. José Alberto Zuccardi en Mendoza.

Sushi y Vino

El otro día me pidieron que escribiera algo sobre los vinos y el sushi y me pareció interesante ya que, los que actualmente estamos embebidos con lo de la cuestión enológica y gastronómica, siempre nos preguntamos, y nos preguntan, con que vino se acompaña el sushi. El asunto no es fácil, ya que el sushi hecho en su mayoría de pescados frescos, grasos, con arroz, con sabores complejos aportados por las algas Nori y por el efervescente wasabe, no es fácil de maridar; y lo mismo pasa con otros platos de la cocina asiática (China, Thai, Vietnamita, Nikkei, Hindú, etc.) las cuales, en general tiene sabores aportados por especias muy aromáticas y picosas. La cuestión es ¿Cómo lo combinamos? ¿Cómo quedamos bien con el invitado y hasta con nosotros mismos? Por lo que estuve averiguando, y por experiencia propia, lo mejor es dejar a los tintos de lado, alguno que otro se podría adaptar y eso si es un caldo joven y bien afrutado. Y es en la parte frutosa y acida donde entran los vinos blancos y rosados (incluidos los espumantes y los proseccos). Gracias a Dios que la creatividad enológica de los argentinos los hizo crear un vino especial para beber con sushi. Se llama Oroya, y aunque aun no lo tenemos en Venezuela, ya oí rumores de que pronto lo veremos en los anaqueles.

Este vino esta hecho en Mendoza, y en el se combinan el torrontés y el pinot noir. La primera cepa aporta calidad aromática y sabores afrutados y algo florales; mientras que el pinot noir le da estructura. Ahora si usted, como comensal, toma esta combinación como dato, se dará cuenta que es posible combinar vinos blancos de buena acidez y frutosos y sin madera con los diferentes platos que conforman lo que genéricamente llamamos Sushi. He acá mis recomendaciones para combinar: los gewürztraminer (traminers), los Torrontés, una buena cava como las de Freixenet, un espumante argentino o chileno. También funcionan los de marcada acidez como los Reisling o los Sauvignon Blanc. Los rosados, ya sean espumantes o tranquilos, también producen una agradable combinación con este tipo de comidas. Ahora si lo que desea es la perfección, olvídese del vino y sírvase un buen sake y si viene con ralladura de pepino (como lo sirven los coreanos) es delicioso. La otra bebida que va bien con las comidas especiadas asiáticas son las cervezas por su punto de amargo y su espuma que sirven para atenuar las altas notas de las especias y limpiar el paladar. No busque un maridaje perfecto si va a comer fuera. La armonía se lograría si acaso el cocinero tiene acceso al vino antes de cocinar y logra combinar los aportes de los ingredientes con los aromas del vino. Esto no pasa a menudo a menos que sea usted mismo quien se tome la molestia de hacerlo. Concluyo por decir, que mi palabra no es la ultima; pregúntele al sommelier que para eso esta ahí, y si es que el restaurante tiene uno. Si no lo tiene váyase por lo seguro con un blanco a su gusto personal. Al fin y al cabo, el mejor vino es el que mas le gusta uno.

¿Qué es un Foodie?

Foodie es un informal término en inglés que define a una clase particular de aficionados a la comida y a la bebida. La palabra se crea en 1984 por Paul Levy, Ann Barr y Mat Sloan para su libro, The Official Foodie Handbook (El manual oficial de los foodies).

Parece gourmet pero no es

Aunque los dos términos (Foodie y Gourmet) a veces se usan indistintamente, los foodies se distinguen de los gourmets en el sentido que estos son aficionados con gustos refinados que pueden ser profesionales de la industria de la comida, mientras que los foodies son amateurs a los que simplemente les encanta la comida por su consumo, estudio, preparación y noticias.

Por su parte los gourmets les interesa mas degustar la mejor comida, mientras que los foodies quieren aprender tanto como sea posible de la comida desde lo mas ordinario a lo mas fino y pasando por la parte cientifica e industrial. Sus ansias de conocimiento llegan hasta querer conocer a los personajes que crean las tendencias en la cocina actual. De ahí que a los foodies a veces se los tome por obsesionados por las artes culinarias.

¿Qué le interesa a un Foodie?


Estos fans de la gastronomia tienen intereses muy particulares, como por ejemplo las bodegas y desgustaciones de vino, la ciencia de la comida, inauguraciones y cierres de restaurantes, distribución de comida, tendencias en la cocina, salud y administración de restaurantes.

A veces un foodie puede desarrollar un interés particular por un item específico, tal como el mejor ceviche o un burrito. Muchas publicaciones tienen secciones dedicadas a los intereses de los foodies.

El movimiento foodie nace y se desarrolla durante los años 80 y 90 y dio pie a la creación de Food Network y otros programas especializados en cocina como Iron Chef, un resurgimiento de libros de cocina, revistas especializadas como Cook's Illustrated, un aumento de la popularidad de mercadillos dirigidos por granjeros, páginas Web sobre comida como la de Zagat, blogs de gastronomía, tiendas de artículos de cocina como Williams-Sonoma y la institución del chef célebre.