Swan House: ejemplo del antiguo esplendor sureño de Atlanta


Entranda principal. Foto por C. Apitz

La Casa de los Cisnes, Swan House, es una mansión emblemática de lo que la sociedad de Atlanta podía comprar luego que cierta prosperidad alcanzara la ciudad en las primeras décadas del siglo XX. La Guerra Civil había terminado hace 60 años y Atlanta recobraba algo del resplandor perdido entre el humo y la sangre de la guerra.

Swan House fue la casa de los sueños de Edward y Emily Inman, ambos herederos de sendas fortunas sureñas, pero durante esta visita a lo que fue su casa, se habla mas de las excentricidades domesticas de Emily que de las aventuras de Edward, un acaudalado hombre de negocios cuya familia había amasado su fortuna en el corretaje de algodón. También tenía varias propiedades, era banquero y amante de los automóviles. Tanto que gano una carrera de autos, fue el primero en obtener una licencia de conducir en el estado de Georgia y hasta tuvo un concesionario Cadillac.
Parte trasera de la casa, foto por C. Apitz

Los Inman contrataron a la firma Hentz, Reid & Adler para que le diseñaran una casa en la zona residencial de Buckhead, a unos nueve kilómetros al norte del centro de Atlanta. La casa fue el primer diseño residencial, y el más reconocido, del arquitecto Phillip Trammel Shutze, graduado de Georgia Institute of Technology, de la Universidad de Columbia y del American College en Rome, una pequeña ciudad del estado. Shutze, quien también diseñara muchos edificios importantes de Atlanta, combino los estilos clásicos italianos e ingleses en el diseño de la casa de los cisnes.

La casa fue construida a finales de los años 20 luego que su casa en Ansley Park se quemara. Los Inman se mudaron a lo que esperaban fuera su casa de retiro soñada en 1928, pero Edward solo la disfrutaría por tres años ya que un repentino infarto lo mando al otro lado a la temprana edad de 49. Emily, al verse sola, le pidió a Hugh, su hijo mayor, que se mudara con su familia a la casa.

Pero la abuela Emily tenía reglas estrictas para su diario convivir dentro de esta mansión, cosa que no era tan necesario, excepto en épocas de frío, por que la casa y los jardines tienen un total de 28 hectáreas donde los chicos podían dar rienda suelta a sus correrías.

Las excéntricas exigencias domesticas de Emily incluían a la servidumbre, la cual era mejor pagada y tratada que en otras casas. A ella no le gustaba perder a su personal por no tener que entrenar gente nueva a que hiciera las cosas exactamente como a ella le gustaba. El personal de servicio no dormía en la casa excepto en circunstancias especiales. Tampoco pasaron hambre durante la depresión, ya que Emily siempre los mandaba a casa con comida. Así que a pesar de sus exigencias, no era mala patrona.

Entre las exigencias estaban solo pisar los cuadros de mármol blanco del piso, los negros no para evitar rayones. Prohibido usar la escalera principal, por la misma razón, excepto los invitados. Todo el mundo, incluida Emily, transitaba por la escalera de servicio. En el primer piso, los nietos tenían terminantemente prohibido hacer algo. Para eso les dio permiso para que usaran el segundo piso a sus anchas, aun para patinar.

Curiosidades de Swan House y origen del nombre

A continuación les describo la casa, no dejan tomar fotos adentro, solo de los jardines. Encontre unas de adentro de la pagina http://www.discoverinteriordesign.com/ que se las reproduzco aca. Asimismo pueden leer su nota sobre la decoracion de la casa.

Al entrar lo primero que la guía le dice es que observe el Cisne de metal que adorna el dintel de la puerta. A medida de se recorre la residencia, la guía va apuntando a todos los detalles con cisnes, y aves en general que hay a través de la casa. Emily adoraba las aves, en especial los cisnes. Pero así como a ella le gustaban los cisnes, y uno los encuentra por todos lados, se nota la dura competencia que estas nobles criaturas tenían con otras no tan amables, pero si igualmente nobles: las águilas. Así como a ella, Edward se identificaba con las águilas, así que si se pone a contar, vera que había una clara competencia en la presencia de ambas especies.

A la derecha de la puerta se encuentra un encantador saloncito para desayunar. Al caminar hacia la biblioteca, que era mas del dominio de Edward, hay una puerta, parada obligada, por que como toque modernista, Emily pidió que se le construyera un locutorio para ella poder hablar por teléfono en total privacidad, cosa que nunca fue así puesto que el cuartito tiene una salida para la calefacción que da directamente al cuarto de arriba. Sus nietos se encargaron de revelar esa triste realidad a su abuela.

Una vez en la biblioteca, que no contiene ninguno de los volúmenes de la original, llama la atención un delicado trabajo de madera tallada: ramos de flores, botones y hojas tallados en tal detalle y finura que uno no puede menos que maravillarse. Esta enorme pieza la encargaron en el Reino Unido. Una de las exigencias fue que se respetara esta bellísima pared y sus adornos. Así que la respuesta del arquitecto fue decir que construiría la casa alrededor de este detalle.

En el comedor, hay un par de pesadas mesas de mármol cuyas bases son unas esculturas de cisnes en una laguna, completa con juncos y todo. El precio de estas mesas, que las hizo traer de Italia, fue de $700 dólares, una millonada para la época. Estas y el cisne en el dintel de la puerta, son la razón de por que la casa se la conoce como Swan House (Casa del Cisne). Otra curiosidad del comedor es su papel tapiz. No es papel en realidad, es de seda, y fue pintado a mano en su totalidad. En el se encuentran dibujadas unas 400 especies de aves y ni una se repite.

El cuarto de Emily, donde se conserva aun su cama de cuatro postes con techo, es grande, alegre, el papel tapiz floral pero no recargado. Ahora lo que de verdad hay que ver aquí es el vestier y el baño. Hecho de mármol, madera y espejos, con detalles pintados a mano, incluso las venas del mármol fueron pintadas por que a ella no le gustaron las vetas ni el color de las lozas de mármol que usaron. Solo se ve el original dentro de la ducha. Es un confortable espacio con una pared cubierta de espejos, y detrás de estos el closet, al frente estantes (para los perfumes y otros objetos) en nichos tipo romanos pintados de azul marino con detalles en dorado, así como cisnes y estrellas en los bordes.

(fotos del cuarto de huespedes, el pantry de la cocina y la escalera son de www.discoverinteriordesign.com)


La cocina de los Inman era otra novedad para la época. Contentiva de lo más moderno: una estufa con doble horno: uno para pasteles y otro para pavos, etc.; así como también están lo mas moderno en refrigeración. Lo que la hacia mas atractiva era el bajante de basura que permitía que los sirvientes de deshicieran de los desperdicios sin abandonar la cocina. Era toda de color azul plomo, hasta los estantes donde se guardaba la loza y la cristalería eran de ese color. Otro punto curioso esta antes de entrar a la cocina, donde uno encuentra una especie de central telefónica que comunicaba cada cuarto de la cada con la parte donde estaban los empleados.

Emily vivió en La Casa de los Cisnes hasta su muerte en 1965; manteniéndola en su estado original y haciendo el mantenimiento necesario a través del tiempo. En 1966, la casa, sus muebles, objetos de arte y los terrenos fueron vendidos a la Sociedad Histórica de Atlanta por medio millón de dólares. La mansión fue abierta al público al año siguiente. Recientemente, la casa fue objeto de una completa restauración la cual costó $5.5 millones.

Los jardines de Swan House (fotos C. Apitz)
Jardin lateral

Casita tipo Victoriana para jugar

Vista desde el cuarto de Emily (me la robe en un descuido)

Detalle del Jardin Lateral

Si desean visitar Swan House deber ir al http://www.atlantahistorycenter.com/ para mas detalles.
Publicar un comentario

Entradas populares