10 de octubre de 2009

La lejanía y la vecindad se conjugan en el SIG 2009

La expectativa del VIII Salón Internacional de Gastronomía, SIG, está ampliamente servida ya que los que asistimos religiosamente año tras año nos preguntamos como será ese intercambio con el chef ingles Heston Blumenthal, quien es uno de los representantes de lo que ahora se conoce como cocina high tech por el aparataje y técnicas de laboratorio usadas para la elaboración de los platos.
Este, según la nota de prensa enviada, es quien mejor representa el concepto de “Lejanía” en el tema central del SIG 2009. Blumenthal lidera el restaurant The Fat Duck y un pub de cocina inglesa clásica en la población de Bray.
También se interesa en la reivindicación de la cocina inglesa del siglo 19; y como buen creador que es, ha encontrado inspiración en la obra de Lewis Carroll, Alicia en el País de las Maravillas, para elaborar una serie de platos.

Por otra parte, el manejo magistral de las especias siempre han venido del otro lado del mundo, algo que inspiro a Colon a buscar una nueva ruta hacia la India, pero en este caso ha sido un chef indio quien encontró el camino hacia el Nuevo Mundo: Vineet Bathia. Según el boletín viene a deleitar a los amantes de la cocina india con extravagantes platos. Este profesional de los fogones es un economista que decidió probar suerte en la Fuerza Aérea de su país, pero fue rechazado. Este revés le hizo ir a buscar consuelo en la cocina, una pasión que traía consigo desde pequeño.

Por otra parte siempre están los vinos. Con la presencia de la simpatiquísima enóloga española María Isabel Mijares descorchando caldos maravillosos para paladares exigentes. Mientras que desde los confines sureños vendrá el propio Guillermo Barzi Canale en representación de su bodega Humberto Canale para degustar estos maravillosos vinos de la Patagonia Argentina.

Desde Chile nos visitara Marcio Ramírez, enólogo de Concha y Toro, para liderar una cata de 12 varietales. Por otra parte, Viña Montes se hará representar en sus catas por Gustavo Hormann, quien presentará vinos que, según dicen, se salen del montón.

Los aceites de olivas argentinas tienen este año una muy buena representación con los elaborados por la bodega mendocina Familia Zuccardi, cuyos vinos ya son altamente apreciados y conocidos por el paladar criollo. La cata de tres varietales – frantoio, manzanilla y arauco – será dirigida por Miguel Zuccardi. Aun así esperamos que su distribuidor en Venezuela, Alta Cava C.A., nos tenga más novedades para esta edición del SIG.

Mucha expectativa también por las propuestas de los chefs nacionales, entre ellos Francisco Abenante de quien se rumora será el próximo Tenedor de Oro. Por mi parte no me quiero perder a Nelson Méndez y su cocina amazónica, ni a Federico Tishler y a Esperanza con su ramillete de hierbas finas, ni a Reison Frioni con su matrimonio culinario entre Italia y Venezuela.

Así como tampoco me voy a perder la presentación de Vanessa Rolfini y Rubén Rojas (De la Perfecta Ama de Casa a La Filipina Mediática) sobre el mercado masivo de alimentos y como este ha cambiado a lo largo de medio siglo. Esta tendrá lugar el viernes 6 a las 11:30 am.

La cita es en el CIEC de la Universidad Metropolitana del 5 al 8 de noviembre desde las 10 am hasta las 9 pm. Entre en http://sig2009.com/ desde ahí también podrá adquirir las entradas para la gran cita gastronómica del año.
Publicar un comentario

Vinos Kaiken en La Hacienda Vieja, Galipan

Por que amo al Malamado

Mi adicción por éste producto en particular es bien conocida por todos los que saben de mi afición a los vinos argentinos, y en especial a los de esta bodega mendocina que siempre está a la vanguardia en mercadeo creativo y en la elaboración de caldos diferentes para los amantes del vino. Como uno el periodista siempre trata de citar la fuente, voy a darle el crédito de esta adicción - o afición o simplemente gusto por lo bueno - al colega colombiano Hugo Sabogal de Wine Media, quien me hablara del Malamado por primera vez en el lobby del Marriott Caracas hace unos dos años cuando Wines of Argentina estaba haciendo sus primeras incursiones en el país. Fue también el amigo Hugo quien me hablara de los vinos de Familia Zuccardi por primera vez y quien me presentara al Sr. José Alberto Zuccardi en Mendoza.

Sushi y Vino

El otro día me pidieron que escribiera algo sobre los vinos y el sushi y me pareció interesante ya que, los que actualmente estamos embebidos con lo de la cuestión enológica y gastronómica, siempre nos preguntamos, y nos preguntan, con que vino se acompaña el sushi. El asunto no es fácil, ya que el sushi hecho en su mayoría de pescados frescos, grasos, con arroz, con sabores complejos aportados por las algas Nori y por el efervescente wasabe, no es fácil de maridar; y lo mismo pasa con otros platos de la cocina asiática (China, Thai, Vietnamita, Nikkei, Hindú, etc.) las cuales, en general tiene sabores aportados por especias muy aromáticas y picosas. La cuestión es ¿Cómo lo combinamos? ¿Cómo quedamos bien con el invitado y hasta con nosotros mismos? Por lo que estuve averiguando, y por experiencia propia, lo mejor es dejar a los tintos de lado, alguno que otro se podría adaptar y eso si es un caldo joven y bien afrutado. Y es en la parte frutosa y acida donde entran los vinos blancos y rosados (incluidos los espumantes y los proseccos). Gracias a Dios que la creatividad enológica de los argentinos los hizo crear un vino especial para beber con sushi. Se llama Oroya, y aunque aun no lo tenemos en Venezuela, ya oí rumores de que pronto lo veremos en los anaqueles.

Este vino esta hecho en Mendoza, y en el se combinan el torrontés y el pinot noir. La primera cepa aporta calidad aromática y sabores afrutados y algo florales; mientras que el pinot noir le da estructura. Ahora si usted, como comensal, toma esta combinación como dato, se dará cuenta que es posible combinar vinos blancos de buena acidez y frutosos y sin madera con los diferentes platos que conforman lo que genéricamente llamamos Sushi. He acá mis recomendaciones para combinar: los gewürztraminer (traminers), los Torrontés, una buena cava como las de Freixenet, un espumante argentino o chileno. También funcionan los de marcada acidez como los Reisling o los Sauvignon Blanc. Los rosados, ya sean espumantes o tranquilos, también producen una agradable combinación con este tipo de comidas. Ahora si lo que desea es la perfección, olvídese del vino y sírvase un buen sake y si viene con ralladura de pepino (como lo sirven los coreanos) es delicioso. La otra bebida que va bien con las comidas especiadas asiáticas son las cervezas por su punto de amargo y su espuma que sirven para atenuar las altas notas de las especias y limpiar el paladar. No busque un maridaje perfecto si va a comer fuera. La armonía se lograría si acaso el cocinero tiene acceso al vino antes de cocinar y logra combinar los aportes de los ingredientes con los aromas del vino. Esto no pasa a menudo a menos que sea usted mismo quien se tome la molestia de hacerlo. Concluyo por decir, que mi palabra no es la ultima; pregúntele al sommelier que para eso esta ahí, y si es que el restaurante tiene uno. Si no lo tiene váyase por lo seguro con un blanco a su gusto personal. Al fin y al cabo, el mejor vino es el que mas le gusta uno.

¿Qué es un Foodie?

Foodie es un informal término en inglés que define a una clase particular de aficionados a la comida y a la bebida. La palabra se crea en 1984 por Paul Levy, Ann Barr y Mat Sloan para su libro, The Official Foodie Handbook (El manual oficial de los foodies).

Parece gourmet pero no es

Aunque los dos términos (Foodie y Gourmet) a veces se usan indistintamente, los foodies se distinguen de los gourmets en el sentido que estos son aficionados con gustos refinados que pueden ser profesionales de la industria de la comida, mientras que los foodies son amateurs a los que simplemente les encanta la comida por su consumo, estudio, preparación y noticias.

Por su parte los gourmets les interesa mas degustar la mejor comida, mientras que los foodies quieren aprender tanto como sea posible de la comida desde lo mas ordinario a lo mas fino y pasando por la parte cientifica e industrial. Sus ansias de conocimiento llegan hasta querer conocer a los personajes que crean las tendencias en la cocina actual. De ahí que a los foodies a veces se los tome por obsesionados por las artes culinarias.

¿Qué le interesa a un Foodie?


Estos fans de la gastronomia tienen intereses muy particulares, como por ejemplo las bodegas y desgustaciones de vino, la ciencia de la comida, inauguraciones y cierres de restaurantes, distribución de comida, tendencias en la cocina, salud y administración de restaurantes.

A veces un foodie puede desarrollar un interés particular por un item específico, tal como el mejor ceviche o un burrito. Muchas publicaciones tienen secciones dedicadas a los intereses de los foodies.

El movimiento foodie nace y se desarrolla durante los años 80 y 90 y dio pie a la creación de Food Network y otros programas especializados en cocina como Iron Chef, un resurgimiento de libros de cocina, revistas especializadas como Cook's Illustrated, un aumento de la popularidad de mercadillos dirigidos por granjeros, páginas Web sobre comida como la de Zagat, blogs de gastronomía, tiendas de artículos de cocina como Williams-Sonoma y la institución del chef célebre.