Enfriadora de vinos eléctrica

En estos días vi que una conocida tienda de electrónicos vendía una enfriadora de vinos marca Blinq, y que de paso estaba en oferta de su precio regular que es como de $70. La compre para ahorrarme el tiempo de refrescamiento de un vino tinto, o cuando a uno le provoca un blanco y no hay ninguno frío.

Yo tenía mis reservas, pero como igual no tengo ninguna hielera, me venia bien de todos modos. Esta semana la estrenamos con un Redwood Creek Lodi Zinfandel que trajo un amigo.

Sacamos las celdas de enfriamiento (trae tres que se meten en el congelador) y cuando se va a usar estas se introducen en la hielera, que tiene una rejilla abajo y que ayuda a circular el agua que luego se le agrega. Se introduce la botella y se programa el tiempo de enfriado. Y voilá! vino fresco en menos de cinco minutos!

Nuestra botella estuvo lista luego de cuatro minutos. Abrimos el vino, comprobamos la temperatura adecuada y luego lo volvimos a poner en la hielera mientras la conversación se prolongaba y las copas se vaciaban.

Es un aparato sencillo, fácil de usar, es portátil por que lleva pilas además de corriente, y está a buen precio. Sirve tanto para las botellas de 750 ml como para las de litro y medio. O sea que hasta para la playa se lo pueden llevar y enfriar cualquier cosa, no solo tiene que ser vino.

Se los recomiendo si lo encuentran por ahí.
Publicar un comentario

Entradas populares