30 de junio de 2012

Periodistas venezolanos crean APEVEX



Texto y fotos por Cira Apitz
Ayer tuve el gusto de asistir a la fundación de la Asociación de Periodistas Venezolanos en el Exterior, APEVEX y compartir con una veintena de colegas junto a las fundadoras de esta primigenia organización.
Copio de la pagina de APEVEX este par de párrafos para que sepan lo que es: "La Asociación de Periodistas Venezolanos en el Extranjero (APEVEX), independiente del Colegio Nacional de Periodistas (CNP) de Venezuela, nace por la presencia de casi un centenar de comunicadores sociales en el sur del estado de Florida que se han radicado aquí.

Su comité ejecutivo integrado por Sonia Osorio, presidente; Yamileth Salazar, primer vicepresidente y Belsay Hennig, segunda vicepresidente, buscará con esta iniciativa un acercamiento con universidades, entidades privadas y públicas para acordar programas de capacitación y organizar foros sobre temas políticos, económicos, de inmigración, deportivos y otros de especial relevancia para los miembros de la asociación".
Para nadie es un secreto, y mucho menos una sorpresa, que somos muchos los colegas que han salido de Venezuela por una razón u otra; lo que si sorprende es que no es sino hasta ahora que se constituye una asociación para agruparnos cuando ya otros países y agrupaciones raciales o de estilos de vida ya las tienen conformadas hace mucho tiempo.  Así que ¡Ya era hora!

Rafael Poleo dirige unas palabras.
El reconocido periodista y editor Rafael Poleo dirigió unas palabras a los que allí nos reunimos para tan grata ocasión. Sin embargo el discurso de Poleo fue un sentido consejo a los periodistas recién graduados cuyos conocimientos de historia de Venezuela, entre otros temas, están muy pobres. La culpa la puso en las universidades venezolanas por no preparar mejor a los futuros profesionales de la comunicación. Como para ilustrar dijo que le había tocado entrevistar a varios que no pudieron nombrar los presidentes de Venezuela después de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Verdaderamente triste y estoy de acuerdo con él.

Lo cierto es que necesitábamos unirnos, asociarnos, somos muchos y cada vez van llegando más. Asociados conseguimos más y aprendemos el uno  del otro. Asi nos encontramos en el mismo recinto una graneada muestra de quienes ahora habitamos en el sur de la Florida: Carlos Acosta, Alejandro Marcano, Napoleón Bravo, Ángela Zago, William Echeverría, Evelyn (Coco) Mata, Liliana Castaño, Donatella Ungredda, Paul Sfeir, Manuel Corao, Julio Cesar Marcano, Fernando Núñez Noda, Leonor Suarez, Valentina Urdaneta, Mariaca González, María Alecia Iturriaga, Soraya Alcalá, Emily Bello-Pardo y otros mas que se me escapan sus nombres en este momento. 

Enhorabuena APEVEX bienvenida al mundo de las asociaciones profesionales. Larga vida.

Coco Mata, Soraya Alcalá y Cira Apitz
Una colega que no recuerdo su nombre, Liliana Castaño, Cira Apitz, Leonor Suarez y Valentna Urdaneta.

El Aporte de los Venezolanos en el Sur de la Florida

 Para conmemorar el próximo 5 de julio, Dia de la Independencia de Venezuela, el periodico El Sentinel de South Florida me pidió escribiera algo sobre que no versara en historias pasadas sino mas bien a actividades íbamos a organizar para celebrar el 201 aniversario de al declaración de independencia de España.

Pero yo preferí hablar no solo de las actividades sino de lo que aportamos los venezolanos a esta parte de los Estados Unidos. Somos muchos y cada vez somos mas asi que para que sepan que no somos una comunidad que viene a vivir del "wellfare" sino que muchos traen dinero para invertir y muchas ganas de trabajar.

Por eso en el articulo escogí al empresario de medios Oswaldo Muñoz no solo porque es el dueño de El Venezolano, sino porque el Sr. Muñoz tiene 21 años organizando el único Festival Independencia de Venezuela, el cual ha crecido exponencialmente con la población venezolana de Miami, al igual que su semanario.

Por otra parte quise destacar la labor de los que se han venido del 2000 para acá y forman parte de organizaciones sin fines de lucro como es la conservación del medioambiente. En este caso fue la abogada ambientalista Mildred Real  quien dirige AmericaVerde.org y también fundó Common Ground for Conservation.

Para saber mas de ellos y del festival los invito a hacer click en este enlace para que lea el articulo completo.
http://www.sun-sentinel.com/elsentinel/noticias/fl-es-com0630venezolanos-20120627,0,2678916.story

Arboles desde la plataforma de observación de aves migratorias que construyeron voluntarios de Common Ground for Conservation en el AD Barnes Park, Miami, cerca del Nature Center que dirige Mildred Real. Foto: Cira Apitz.

Vinos Kaiken en La Hacienda Vieja, Galipan

Por que amo al Malamado

Mi adicción por éste producto en particular es bien conocida por todos los que saben de mi afición a los vinos argentinos, y en especial a los de esta bodega mendocina que siempre está a la vanguardia en mercadeo creativo y en la elaboración de caldos diferentes para los amantes del vino. Como uno el periodista siempre trata de citar la fuente, voy a darle el crédito de esta adicción - o afición o simplemente gusto por lo bueno - al colega colombiano Hugo Sabogal de Wine Media, quien me hablara del Malamado por primera vez en el lobby del Marriott Caracas hace unos dos años cuando Wines of Argentina estaba haciendo sus primeras incursiones en el país. Fue también el amigo Hugo quien me hablara de los vinos de Familia Zuccardi por primera vez y quien me presentara al Sr. José Alberto Zuccardi en Mendoza.

Sushi y Vino

El otro día me pidieron que escribiera algo sobre los vinos y el sushi y me pareció interesante ya que, los que actualmente estamos embebidos con lo de la cuestión enológica y gastronómica, siempre nos preguntamos, y nos preguntan, con que vino se acompaña el sushi. El asunto no es fácil, ya que el sushi hecho en su mayoría de pescados frescos, grasos, con arroz, con sabores complejos aportados por las algas Nori y por el efervescente wasabe, no es fácil de maridar; y lo mismo pasa con otros platos de la cocina asiática (China, Thai, Vietnamita, Nikkei, Hindú, etc.) las cuales, en general tiene sabores aportados por especias muy aromáticas y picosas. La cuestión es ¿Cómo lo combinamos? ¿Cómo quedamos bien con el invitado y hasta con nosotros mismos? Por lo que estuve averiguando, y por experiencia propia, lo mejor es dejar a los tintos de lado, alguno que otro se podría adaptar y eso si es un caldo joven y bien afrutado. Y es en la parte frutosa y acida donde entran los vinos blancos y rosados (incluidos los espumantes y los proseccos). Gracias a Dios que la creatividad enológica de los argentinos los hizo crear un vino especial para beber con sushi. Se llama Oroya, y aunque aun no lo tenemos en Venezuela, ya oí rumores de que pronto lo veremos en los anaqueles.

Este vino esta hecho en Mendoza, y en el se combinan el torrontés y el pinot noir. La primera cepa aporta calidad aromática y sabores afrutados y algo florales; mientras que el pinot noir le da estructura. Ahora si usted, como comensal, toma esta combinación como dato, se dará cuenta que es posible combinar vinos blancos de buena acidez y frutosos y sin madera con los diferentes platos que conforman lo que genéricamente llamamos Sushi. He acá mis recomendaciones para combinar: los gewürztraminer (traminers), los Torrontés, una buena cava como las de Freixenet, un espumante argentino o chileno. También funcionan los de marcada acidez como los Reisling o los Sauvignon Blanc. Los rosados, ya sean espumantes o tranquilos, también producen una agradable combinación con este tipo de comidas. Ahora si lo que desea es la perfección, olvídese del vino y sírvase un buen sake y si viene con ralladura de pepino (como lo sirven los coreanos) es delicioso. La otra bebida que va bien con las comidas especiadas asiáticas son las cervezas por su punto de amargo y su espuma que sirven para atenuar las altas notas de las especias y limpiar el paladar. No busque un maridaje perfecto si va a comer fuera. La armonía se lograría si acaso el cocinero tiene acceso al vino antes de cocinar y logra combinar los aportes de los ingredientes con los aromas del vino. Esto no pasa a menudo a menos que sea usted mismo quien se tome la molestia de hacerlo. Concluyo por decir, que mi palabra no es la ultima; pregúntele al sommelier que para eso esta ahí, y si es que el restaurante tiene uno. Si no lo tiene váyase por lo seguro con un blanco a su gusto personal. Al fin y al cabo, el mejor vino es el que mas le gusta uno.

¿Qué es un Foodie?

Foodie es un informal término en inglés que define a una clase particular de aficionados a la comida y a la bebida. La palabra se crea en 1984 por Paul Levy, Ann Barr y Mat Sloan para su libro, The Official Foodie Handbook (El manual oficial de los foodies).

Parece gourmet pero no es

Aunque los dos términos (Foodie y Gourmet) a veces se usan indistintamente, los foodies se distinguen de los gourmets en el sentido que estos son aficionados con gustos refinados que pueden ser profesionales de la industria de la comida, mientras que los foodies son amateurs a los que simplemente les encanta la comida por su consumo, estudio, preparación y noticias.

Por su parte los gourmets les interesa mas degustar la mejor comida, mientras que los foodies quieren aprender tanto como sea posible de la comida desde lo mas ordinario a lo mas fino y pasando por la parte cientifica e industrial. Sus ansias de conocimiento llegan hasta querer conocer a los personajes que crean las tendencias en la cocina actual. De ahí que a los foodies a veces se los tome por obsesionados por las artes culinarias.

¿Qué le interesa a un Foodie?


Estos fans de la gastronomia tienen intereses muy particulares, como por ejemplo las bodegas y desgustaciones de vino, la ciencia de la comida, inauguraciones y cierres de restaurantes, distribución de comida, tendencias en la cocina, salud y administración de restaurantes.

A veces un foodie puede desarrollar un interés particular por un item específico, tal como el mejor ceviche o un burrito. Muchas publicaciones tienen secciones dedicadas a los intereses de los foodies.

El movimiento foodie nace y se desarrolla durante los años 80 y 90 y dio pie a la creación de Food Network y otros programas especializados en cocina como Iron Chef, un resurgimiento de libros de cocina, revistas especializadas como Cook's Illustrated, un aumento de la popularidad de mercadillos dirigidos por granjeros, páginas Web sobre comida como la de Zagat, blogs de gastronomía, tiendas de artículos de cocina como Williams-Sonoma y la institución del chef célebre.