25 de agosto de 2012

Cantamos por la Paz de Venezuela y el mundo

El 26 de agosto, en Miami
Bajo el lema, UNAMOS VOCES A PESAR DE LAS DIFERENCIAS
se reúnen más de 30 músicos venezolanos y latinoamericanos para grabar canción por la PAZ
En la foto: los cantautores del tema El Mundo que soñé, Fernando Osorio, Eduardo Osorio, Juan Carlos Pérez-Soto
 
Con la finalidad de promover la tolerancia, el amor y la paz de nuestros pueblos, una diversa representación de artistas y agrupaciones venezolanas e internacionales aportan esfuerzos y talento creativo para unir sus voces en un sentido de himno fraternal como una manera de realizar su aporte filantrópico de amor por la paz de Venezuela y el mundo.

Esta gestión voluntaria llamada Cantamos por la Paz de Venezuela y el mundo, coordina la producción de un tema musical colectivo, titulado El Mundo que soñé, inspiración de los cantautores venezolanos Fernando Osorio, Juan Carlos Pérez-Soto y Eduardo Osorio, ganadores del Grammy Latino, quienes han compuesto de manera independiente para cantantes como la inolvidable Celia Cruz, Marc Anthony, Paulina Rubio, Luis Fonsi, Jerry Rivera, Cristian Castro, y Marta Sánchez, entre otros.

 En esta oportunidad, los cantautores se unieron para escribir por la paz y el amor con una emotiva y refrescante canción, que agrupará a numerosos y reconocidos cantantes de manera voluntaria, a propósito de celebrarse este 2012 el Año Internacional de la Paz, al tiempo que culmina un ciclo importante del Calendario Maya, que da inicio a una nueva era de luz y fe a nivel mundial.

 La producción y arreglos de El Mundo que Soñé son un aporte del reconocido productor musical Marcello Azevedo, conjuntamente con los cantautores del tema y se llevará a cabó en la ciudad de Miami en agosto, agrupando a más de 25 músicos e intérpretes nacionales e internacionales en un loable ejemplo de unión y amor filantrópico por parte de quienes han confirmado su participación dentro del proyecto, así como de aquellos que aún faltan por adicionarse al encuentro.

Entre los confirmados se encuentran artistas de la talla de KARINA, FRANK QUINTERO, JUAN CARLOS PEREZ-SOTO, FERNANDO OSORIO, EDUARDO OSORIO, PEDRO CASTILLO, MAURICIO SILVA, HANY KAUAM, WINDA PIERRALT, MARIANA RISQUEZ, MARIANA VEGA, HUÁSCAR BARRADAS, SAUL VERA, ANAÍS VIVAS, RAUL GONZALEZ, RICARDO MALFATTI, EULER GUILLÉN, R-VIN & MIKE (EL GHETTO), MARGER SEALY, VÍCTOR DRIJA, CRISTIAN CAMPOCASSO, VÍCTOR MUÑOZ, FRANCISCO PACHECO, ANNAE TORREALBA, JUAN CARLOS ARCAYA, JESUS ENRIQUE ¨DIVINE, ALBERTO ROSS, DIVEANA, ANTONIO AMIN, ENIO LOPEZ. Por Cuba, participa AMAURY GUTIÉRREZ  y por Colombia DELIA NARANJO, entre otras figuras que participarán en la grabación del tema y del video promocional.

 ¨Queremos que esta buena vibra, de amor y fraternidad se expanda por el mundo entero, que contribuya a sembrar la unión entre los hombres de nuestros pueblos y que los hombres que tienen en sus manos el poder del mundo, abran sus corazones y le den prioridad a la PAZ como un derecho humano fundamental para la vida y la prosperidad de nuestras tierras, que tomen el ejemplo de este canto, que no es solo entretenimiento, sino cultura, sentimiento, oración y alimento para el alma, indicó Patricia Carlés, Coordinadora General del Voluntariado Cantamos por la paz de Venezuela y el mundo y directora de PCARLES PRODUCTIONS, empresa que lidera el proyecto.

 Entre las actividades programadas para difundir este canto de amor y paz destaca la realización de un lanzamiento masivo en medios audiovisuales latinoamericanos y en redes sociales del videoclip de El Mundo que soñé, el 21 de septiembre, en aras de celebrar el Día Internacional de la Paz.

El agradecimiento sincero para SBA Airlines, Best Western, NM group, Maxx Music, Hal Batt, CDA Group, Picata Gourmet, El Arepazo2,  Venezuelan American National Council, Show Business TV, AD Concept, Bobby Coimbra, Prensa Sirius, Alejandro Serra, Luis Felipe Carrasquero, Julie Fernández, Rafael Montilla, Mariela Briceño, Isabel Bello, Heber Ureta, Flor y Milagro Arriaga,  Vanessa Colmenares, Yaari Guedex, Cintia Pirez y Latin America United, sin su valioso aporte no habría sido posible la realización de este voluntariado, y por su puesto, para todos los ARTISTAS que han hecho una pausa en sus agendas de conciertos para grabar el tema. El llamado sigue abierto para que se sumen nuevos talentos Latinoamericanos a esta gestión, así como empresas interesadas en patrocinar esta iniciativa venezolana sin precedentes que se hará realidad gracias a la colaboración todos estos voluntarios de PAZ ubicados en Venezuela y alrededor del mundo.¨, comentó Carlés.
Para mayor información escriba al siguiente. E-mail: cantamosporlapaz@gmail.com
Publicar un comentario

Vinos Kaiken en La Hacienda Vieja, Galipan

Por que amo al Malamado

Mi adicción por éste producto en particular es bien conocida por todos los que saben de mi afición a los vinos argentinos, y en especial a los de esta bodega mendocina que siempre está a la vanguardia en mercadeo creativo y en la elaboración de caldos diferentes para los amantes del vino. Como uno el periodista siempre trata de citar la fuente, voy a darle el crédito de esta adicción - o afición o simplemente gusto por lo bueno - al colega colombiano Hugo Sabogal de Wine Media, quien me hablara del Malamado por primera vez en el lobby del Marriott Caracas hace unos dos años cuando Wines of Argentina estaba haciendo sus primeras incursiones en el país. Fue también el amigo Hugo quien me hablara de los vinos de Familia Zuccardi por primera vez y quien me presentara al Sr. José Alberto Zuccardi en Mendoza.

Sushi y Vino

El otro día me pidieron que escribiera algo sobre los vinos y el sushi y me pareció interesante ya que, los que actualmente estamos embebidos con lo de la cuestión enológica y gastronómica, siempre nos preguntamos, y nos preguntan, con que vino se acompaña el sushi. El asunto no es fácil, ya que el sushi hecho en su mayoría de pescados frescos, grasos, con arroz, con sabores complejos aportados por las algas Nori y por el efervescente wasabe, no es fácil de maridar; y lo mismo pasa con otros platos de la cocina asiática (China, Thai, Vietnamita, Nikkei, Hindú, etc.) las cuales, en general tiene sabores aportados por especias muy aromáticas y picosas. La cuestión es ¿Cómo lo combinamos? ¿Cómo quedamos bien con el invitado y hasta con nosotros mismos? Por lo que estuve averiguando, y por experiencia propia, lo mejor es dejar a los tintos de lado, alguno que otro se podría adaptar y eso si es un caldo joven y bien afrutado. Y es en la parte frutosa y acida donde entran los vinos blancos y rosados (incluidos los espumantes y los proseccos). Gracias a Dios que la creatividad enológica de los argentinos los hizo crear un vino especial para beber con sushi. Se llama Oroya, y aunque aun no lo tenemos en Venezuela, ya oí rumores de que pronto lo veremos en los anaqueles.

Este vino esta hecho en Mendoza, y en el se combinan el torrontés y el pinot noir. La primera cepa aporta calidad aromática y sabores afrutados y algo florales; mientras que el pinot noir le da estructura. Ahora si usted, como comensal, toma esta combinación como dato, se dará cuenta que es posible combinar vinos blancos de buena acidez y frutosos y sin madera con los diferentes platos que conforman lo que genéricamente llamamos Sushi. He acá mis recomendaciones para combinar: los gewürztraminer (traminers), los Torrontés, una buena cava como las de Freixenet, un espumante argentino o chileno. También funcionan los de marcada acidez como los Reisling o los Sauvignon Blanc. Los rosados, ya sean espumantes o tranquilos, también producen una agradable combinación con este tipo de comidas. Ahora si lo que desea es la perfección, olvídese del vino y sírvase un buen sake y si viene con ralladura de pepino (como lo sirven los coreanos) es delicioso. La otra bebida que va bien con las comidas especiadas asiáticas son las cervezas por su punto de amargo y su espuma que sirven para atenuar las altas notas de las especias y limpiar el paladar. No busque un maridaje perfecto si va a comer fuera. La armonía se lograría si acaso el cocinero tiene acceso al vino antes de cocinar y logra combinar los aportes de los ingredientes con los aromas del vino. Esto no pasa a menudo a menos que sea usted mismo quien se tome la molestia de hacerlo. Concluyo por decir, que mi palabra no es la ultima; pregúntele al sommelier que para eso esta ahí, y si es que el restaurante tiene uno. Si no lo tiene váyase por lo seguro con un blanco a su gusto personal. Al fin y al cabo, el mejor vino es el que mas le gusta uno.

¿Qué es un Foodie?

Foodie es un informal término en inglés que define a una clase particular de aficionados a la comida y a la bebida. La palabra se crea en 1984 por Paul Levy, Ann Barr y Mat Sloan para su libro, The Official Foodie Handbook (El manual oficial de los foodies).

Parece gourmet pero no es

Aunque los dos términos (Foodie y Gourmet) a veces se usan indistintamente, los foodies se distinguen de los gourmets en el sentido que estos son aficionados con gustos refinados que pueden ser profesionales de la industria de la comida, mientras que los foodies son amateurs a los que simplemente les encanta la comida por su consumo, estudio, preparación y noticias.

Por su parte los gourmets les interesa mas degustar la mejor comida, mientras que los foodies quieren aprender tanto como sea posible de la comida desde lo mas ordinario a lo mas fino y pasando por la parte cientifica e industrial. Sus ansias de conocimiento llegan hasta querer conocer a los personajes que crean las tendencias en la cocina actual. De ahí que a los foodies a veces se los tome por obsesionados por las artes culinarias.

¿Qué le interesa a un Foodie?


Estos fans de la gastronomia tienen intereses muy particulares, como por ejemplo las bodegas y desgustaciones de vino, la ciencia de la comida, inauguraciones y cierres de restaurantes, distribución de comida, tendencias en la cocina, salud y administración de restaurantes.

A veces un foodie puede desarrollar un interés particular por un item específico, tal como el mejor ceviche o un burrito. Muchas publicaciones tienen secciones dedicadas a los intereses de los foodies.

El movimiento foodie nace y se desarrolla durante los años 80 y 90 y dio pie a la creación de Food Network y otros programas especializados en cocina como Iron Chef, un resurgimiento de libros de cocina, revistas especializadas como Cook's Illustrated, un aumento de la popularidad de mercadillos dirigidos por granjeros, páginas Web sobre comida como la de Zagat, blogs de gastronomía, tiendas de artículos de cocina como Williams-Sonoma y la institución del chef célebre.