Camilo Villamizar y su Fantasía en Cajita

Mi "Beast", su ángel  y sus travesuras RIP, Camilo Villamizar.
Texto y fotos por Cira Apitz 

Entre las nubecitas de calor húmedo que se sienten subir desde el pavimento, la noche de galerías de Coral Gables transcurrió de prisa. Últimamente solo dedico mi tiempo a revisar el Museo de Coral Gables, que durante este mes de julio tiene una bella muestra fotográfica que parte de un concurso de fotografía sobre espacios emblemáticos de esta ciudad (oasis de plantas exuberantes y bella arquitectura) dentro de los techitos de casitas viejas y chatas de la vecina Miami. 

Siempre que voy nunca dejo de visitar el Consulado de Colombia, ya que los colombianos tienen un fino  gusto característico para el arte y, hasta ahora, nunca me he decepcionado de lo que exhiben en los espacios públicos de la sede consular. Esta vez mi sorpresa fue mayor al encontrarme en sus paredes una muestra de la obra de Camilo Villamizar. De más está decir que enseguida se me prendió del alma con ese estilo lúdico de sus personajes y escenas, en como juega con los nudos de la madera y de como miles de puntitos de colores primarios aparecen cual estrellas sobre un cielo azul marino.

Esas viñetas hechas cada una con un detalle especial, y una paciencia infinita, hacen que la vista se imposibilite de ir a la carrera por las avenidas de fantasías creadas por Villamizar en sus villas de miniaturas.

Me recordó su obra a las de arte tradicional venezolano, hasta de los relicarios de la Sra. Rosa de García, al detalle único en los cuadros de Pájaro,  y por sobre todo a los celebres alebrijes que el Embajador Puente Leyva exhibía en Caracas, y les pedía a los artistas amigos de México, que cada uno hiciera una interpretación de su nutrido bestiario de pesadillas; ya que los alebrijes son pequeños y coloridos monstruos que se aparecen en los sueños y son tan variados y tan barrocos en su conformación como la cultura mexicana.

Volviendo a Villamizar, algo me decía que el uso liberal de colores brillantes era porque este artista era de un lugar donde había mucha luz y colores brillantes. Luego al leer sobre él, no me sorprendió que fuera oriundo de Cartagena de Indias, la Heroica ciudad que resistiera numerosos embates de piratas y realistas.  Cartagena es ciertamente colorida y acalorada, como la noche de ayer en Coral Gables.

Pues al averiguar más de la trayectoria de Villamizar me di cuenta que es un artista de dilatada trayectoria; y con el cual yo no había tenido la suerte de toparme sino hasta ahora.
Villamizar dice sobre si mismo en su página de Internet, http://mymagicrealism.com:

Que se sintió atraído por el estudio del arte mientras asistía a la Universidad de Neuchatel en Suiza. Después de mudarse a los Estados Unidos en 1969 y matricularse en la Universidad de Dakota del Norte, que se inició la educación artística bajo la dirección del impresor Ron Schaeffer. También estudió las técnicas de Platero bajo la dirección de Elena G. de A. Young.

Mi educación artística continuó a nivel de posgrado unos años más tarde, en la Universidad de Iowa, bajo la tutela del maestro argentino Grabador Mauricio Lasansky y el Maestro Orfebre Choo Chungi.

El trabajo con el Sr. Lasansky y la instrucción produce un fuerte impacto sobre mi trabajo, los medios y el estilo. Él me animó a mirar dentro de mi propia cultura, al hermoso país de Colombia.

Pronto, la mitología de América del Sur y la maravillosa belleza natural y misterio de la región se convirtió en fuente de inspiración para mi trabajo. Las obras de Gabriel García Márquez, también aumentaron mis horizontes artísticos. Los temas, técnicas y mezcla de medios artísticos en mi trabajo continúan reflejando estas influencias maravillosas”

Aquí les dejo unas fotos que tomé con el celular ayer, no le hacen merito completo a su trabajo pero se darán una idea de porque me impresiono tanto.
Publicar un comentario

Entradas populares