Kilwin’s chocolates y helados en pleno frío


Como si no fuera suficiente el gélido aire invernal que soplaba inclemente en Atlantic Station esa noche, a mi hija se le ocurre comerse dos pelotas de helado en Kilwin’s. A mi me llamó la atención el sitio desde el principio por que el olor que de ahí emana es delicioso (el culpable es Tim que hace las barquillas de waffles para los helados justo al lado de la puerta).

El sitio es una tentación desde que entras hasta que sales: hay de todo lo que se pueda imaginar cubierto de chocolate o caramelo, con o sin chispas o nueces picadas. Las que más llaman la atención son las manzanas cubiertas de caramelo y de ahí varias versiones con diferentes capas de chispas, nueces y el precio acorde a lo complicado de lo cubierta (las mas sencillas salen a $3.95 pero son manzanas de buen tamaño).

Tienen cerca de una docena de sabores de helados. Mi hija pidió uno de cereza y otro de chocolate. El sabor estaba bien, nada espectacular, pero si los sentí muy harinosos, no se si sería el frío o que, pero me quedo con los de Gelatto Café en Sunset Plaza, o en su defecto los Haggen Daz o los Baskin Robbins, ambas cadenas de heladerías que se encuentran por todo Estados Unidos.

En Kilwin’s también confeccionan toffees, bombones, trufas y tentadoras piezas de fudge, chocolate derretido con variadas nueces y malvaviscos, que se las despachan por trozos y se las cobran por peso. Vale la pena al igual que las manzanas.

Lo de los tentadores artículos cubiertos de chocolate o caramelo son mas satisfactorios a la vista que al gusto. Probé las pretzels, nada que ver. Además que son costosas si uno analiza la cuestión de precio/valor/calidad. Lo digo no solo por las pretzels (a $1.25 c/u) solo por estar cubiertas, lo mismo va para los twinkies que los venden a casi $5 c/u luego de estar cubiertos de chocolate y chispas o de caramelo. Vamos a ser sinceros aquí, el chocolate de este lugar no es de los mejores ni la capa es tan gruesa como para que justifique el precio. Es un chocolate hecho para recubrir y de poca calidad por que se pega a los dientes, signo de que se le removió la manteca de cacao y se le agrego aceite vegetal para darle la textura. Eso pasa con los chocolates baratos.

El plus del lugar es que es bonito, los waffles de los helados son hechos en el sitio, hay chocolate caliente con el fudge de la casa, y si no le para al precio del twinky recubierto, los productos son bastante decentes.

Yo le apuesto a las manzanas, esas no tienen desperdicio y, vamos a estar claros, ¿Quién no le ha hincado el diente a una manzana acaramelada? 
Publicar un comentario

Entradas populares