Agradable sorpresa en Yakitori

Aunque cuando me dijeron el nombre pensé automáticamente en un restaurante de cocina japonesa, pronto me di cuenta que lo que tenia al frente era una interesante fusión de cocina Nikkei con algunos elementos comunes a la cocina italiana (Risotto de Langostinos, que por cierto fue uno de mis favoritos).

El comentario general es que la degustación fue muy buena, y agrego como punto a favor del Staff de Yakitori, que también su atención a los asistentes al evento, a la vez que sacaban comandas para los comensales de la terraza, fue bastante eficiente comparada con otros restaurantes donde se llevan a cabo este tipo de eventos. Generalmente, a pesar del esfuerzo del personal de cocina y de sala, la espera entre plato y plato a veces se extiende por más de 40 minutos. Para mi sorpresa no pasaron de media hora.

El hecho es que cada uno de los platos que me sirvieron estaba bien presentado y elaborado. Como ya dije uno de mis favoritos fue el risotto y el otro uno que llaman Coquito que consiste de salmón rebosado envuelto en una capa crocante que asumo que será de coco con algo mas, por el apuro no había mucha explicación pero yo de fastidiosa siempre les preguntaba que era lo que me estaban sirviendo. Ellos de lo más queridos y amables siempre me respondían.

Ofrecieron para acompañar la degustación un Castillo de Molina Sauvignon Blanc Fume que iba de maravillas con los sabores predominantes de jengibre, cebollín y soya. Otra cosa que degustamos fue un crocante de atún con champiñones, una especie de carne fría en lascas con cilantro, cebollín y limoncillo con un toque justo de vinagre y salsa de soya.

Espero volver a Yakitori antes de regresar a Miami para esta vez si degustar mejor de la carta que tienen en uso en este momento.

Los felicito y espero que sigan manteniendo la eficiencia y la buena atención que vi ese día.
Publicar un comentario

Entradas populares