La Divina Pastora, 2008





El pasado 14 de enero tuve la oportunidad, por primera vez en mi vida, de asistir a la Peregrinación de la Divina Pastora en Barquisimeto. Siempre veía la cobertura desde la comodidad de mi cama, hasta que el día anterior mi amigo Julio Fuentes me llamó para que lo ayudara en la cobertura de este magno evento larense. No lo pensé dos veces y me arranque para la ciudad de los crepúsculos a las 4 a.m.
De más esta decir que nunca había visto una manifestación de fe tan grande y una masa de creyentes tan unidos en su fervor. Una de las cosas que más me impresionaron fue el buen humor de los fieles que hacen el recorrido completo - desde la Iglesia de Sta. Rosa a la Catedral de Barquisimeto son un poco más de 7 Km - sin signos de cansancio, a pesar de lo abigarrado de la procesión, y sin una gota de mal humor a pesar del calor y el gentío. Este es el grupo de gente contenta más grande que he visto en mi vida.

Entre los contentos me encontré a Liliana Hernández, Gerardo Blyde y Lenin González, ¿será que estaban pidiéndole a la Virgen por su éxito en las candidaturas a alcaldías que ya estaban cocinando?

Otra cosa que me llamó la atención fue que había un persistente olor a mandarinas, luego descubrí que hay personas e instituciones que a lo largo del recorrido regalan mandarinas, naranjas y agua. Así la gente se mantiene hidratada y pueden seguir su recorrido sin más problemas que el sudor.

La presentación de Gustavo Dudamel durante la festividad fue excelente y este joven y talentoso conductor de orquestas, e hijo de Lara, fue acogido cual estrella del rock por los presentes. Entre el publico sentado en la zona VIP me encontré al simpatiquísimo, y casi delgado, cantante de Guaco, Gustavo Aguado
Ojala los venezolanos todos nos sintiéramos así de contentos todos los días. Que Viva la Divina Pastora!
Publicar un comentario

Entradas populares